miércoles, 12 de septiembre de 2007

La Gerencia de AHM:

Historia del tiempo perdido y una solución para no perder el tiempo. Punto de partida y trayecto. Hace ya más de doce años que comenzó una de las batallas más largas de esta ciudad: la lucha por la antigua Gerencia de AHM. Los que hemos tenido la suerte de vivir todo este proceso, hemos asistido a autenticas tomadoras de pelo institucionales e incumplimientos por parte de la Generalitat Valenciana. En el año 2000, cinco años después de iniciada esta reivindicación y en plena “eclosión” de ciudades temáticas por lo ancho y largo de nuestra comunidad, en concreto un día antes del comienzo de la campaña electoral de las Elecciones Generales del 2000, el entonces presidente de la Generalitat Valenciana, el “Muy Honorable” Eduardo Zaplana anunciaba en nuestro Teatro Romano la creación de la Ciudad de las Artes Escénicas en los terrenos de la antigua Gerencia de AHM y parte del Polígono de Ingruinsa. Lo hacia acompañado de Irene Papas, Directora Artística de esta “Ciudad”. Curiosamente este mes de agosto conocíamos por la prensa, que la actriz griega reclamaba a la Generalitat Valenciana el pago de 540.000. euros (90 millones de las antiguas pesetas), a razón de 180.000. anuales que no se habían satisfecho desde el 2005. En todo este proceso han sido dilapidadas importantes cantidades económicas que podían haber servido para adquirir la Gerencia hace ya casi ocho años. Producciones teatrales como las Troyanas o las Comedias Bárbaras que nos costaron 300 ó 400 millones de pesetas; la rehabilitación de la Nave de Talleres Generales (Todavía hoy propiedad de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales, un organismo estatal) que habrá costado más de 600. millones o el sueldo de la propia Irene Papas más de 100 millones de las antiguas pesetas. Entre pitos y flautas podemos afirmar que en los últimos siete años, sumando fastuosas representaciones, sueldos de Irenes Papas and CIA, rehabilitaciones de espacios de los que no son propietarios, podemos afirmar que es posible que se hayan gastado más de 12.000.000. de euros, o lo que es lo mismo más de 2000. millones de las antiguas pesetas. En el año 2006, asistimos a uno de los últimos capítulos de este culebron. La Generalitat Valenciana remodelaba el proyecto y lo reconvertía en el Campus de las Artes Escénicas. El propio Conseller Font de Mora presentaba en las antiguas oficinas de AHM este proyecto. El gran proyecto educativo de la Generalitat se sustentaba en la idea de que el ayuntamiento aportase los terrenos. La idea sentó como un jarro de agua fría, ya que el problema volvía a ser el de 1995: la propiedad. Estábamos en el punto de partida, y la Gerencia deteriorándose día a día. La Comisión Ciudadana para la Defensa de la Gerencia a finales del pasado año realizo una propuesta muy interesante que consistía en afrontar el coste de la Gerencia, aportando terrenos por tercios. Un tercio la Generallitat, un tercio el ayuntamiento y un tercio la empresa. Esta propuesta fue aceptada por todos los grupos municipales y por la Generalitat Valenciana. Recientemente hemos conocido, que esta propuesta ha sido rechazada por la empresa ARCELOR, heredera de AHM, seguro que la recordaran fue aquella empresa por la que miles de personas nos manifestamos cientos de veces hace 25 años, la empresa sigue reclamando sus derechos urbanísticos sin renunciar ni a un ápice. No voy a entrar en la “generosidad” de la empresa por que el objetivo de este articulo es otro. Pero si resulta irónico que esta semana se celebre en nuestra ciudad unas Jornadas sobre la Responsabilidad Social de la Empresa. Una posible solución. Al parecer la propuesta del ayuntamiento es la de renunciar a cualquier presión ante la Generalitat y asumir el consistorio en solitario el coste de la adquisición de la Gerencia mediante una operación urbanística. Es cierto que para este viaje, no hacían falta doce años. De las dos propuestas urbanísticas a las que se ha comprometido ofrecer el Alcalde Alfredo Castelló, una ya la conocemos, causo polémica en la pasada legislatura y consistía en permutar a la empresa sus derechos urbanísticos recalificando una de las zonas verdes del Polígono INGRUINSA. Quiero manifestar mi total desacuerdo con esta opción, no solo por el hecho de tratarse de una zona verde, que evidentemente y en pro del interés general podría trasladarse, sino por el quebranto que se produce en nuestro ordenamiento urbano. El Puerto urbanísticamente debe sus señas de identidad a una idea acertadísima del diseño urbano del siglo XIX que és la de definir una frontera verde entre la actividad industrial y las zonas residenciales. Las dos zonas verdes de INGRUINSA son el “colchón verde” heredado que actualmente son de las cuestiones más acertadas en la separación de actividades en nuestra ciudad. Conviene recordar que una de las acciones de nuestro Plan de Acción de la Agenda XXI es la de potenciar esta línea verde desde INGRUINSA hasta el Polígono SEPES. Romper hoy la línea verde imaginaria que en su día separaba el trazado del Tren Minero, supone renunciar a uno de los ejercicios urbanísticos mas acertados de nuestra ciudad. Esta operación supondría trasladar 250 viviendas junto a empresas, seria un paso atrás y en definitiva un deterioro de la calidad de vida de toda la ciudadanía (el incendio en el 2006 de una empresa de almacenaje y reciclado de aceites es una prueba de estos riesgos). Entonces llegados a este punto, la pregunta del millón es ¿qué podemos hacer?¿dónde podemos permutar esos derechos urbanísticos de edificabilidad que tienen Arcelor en la Gerencia? En primer lugar matizar que necesitamos una solución definitiva y zanjar de una vez por todas este asunto vital para la ciudad. Para ello me gustaría poner sobre la mesa algunas cuestiones que desde la modestia podrían ayudar a solucionar el tema con el menor impacto posible para el consistorio. Para empezar seria necesario definir que es lo que vamos a permutar con ARCELOR. Yo seria partidario de trasladar la edificabilidad de la Gerencia, si se dan las siguientes condiciones: 1.- A la edificabilidad prevista en la Gerencia deben restarse las actuales edificaciones, en caso de no aceptar Arcelor se abriría la vía expropiatoria. 2.- El consistorio recibiría rehabilitados por la Generalitat el Casino, que formaría parte de la red municipal de centros cívicos manteniendo la presencia de la Sociedad del Casino, y también recibiría uno de los Chalets para destinarlo a servicios municipales. Todo esto debe materializarse en un documento, donde la Generalitat también se comprometa a que el recinto debe estar remodelado para no perder ni un metro cuadrado de zona verde y a permitir el disfrute por parte de toda la ciudadanía. Si se dan estas condiciones, se podría trasladar la edificabilidad de la Gerencia a zonas como el SUNP VI Cementerio u otras donde la tramitación lo permitiese. Hay que tener en cuenta que esas zonas hoy por hoy están por debajo del umbral de edificabilidad que permite nuestro PGOU y al adquirir 45.600.m2 de Dotacional Educativo no previsto en nuestra ordenación urbanística la situación queda más holgada para poder soportar el traslado de esas viviendas que no aumentarían el computo general, ya que lo que hacemos es trasladarlas de la Gerencia y esta ganarla como espacio publico. De esta manera, se podría resolver el tema sin necesidad de recurrir a la apertura de suelo fuera de nuestro PGOU, ni a otras aventuras que hipotequen nuestro futuro. Es cierto, que esto se podría haber hecho antes, pero la situación de indefinición por parte de la Generalitat Valenciana ha hecho que se pierda demasiado tiempo, la propuesta anterior, de alguna manera permite que todos los agentes implicados aporten, en función de sus recursos, para hacer que la Gerencia sea una realidad. No perdamos más el tiempo. Miguel Ángel Martín

1 comentario:

lengua de plata 2 dijo...

Si después de tanto tiempo resuelta que estamos en el punto de partida, mal viaje, o mejor dicho inútil viaje hemos realizado. ¿Se le puede pedir a una empresa que pierda dinero? por mucho que deba moralmente a este pueblo, por muchos muertos de cancer por trabajar en puestos peligrosos que le reclamen un gesto dudo que podamos pedirle a Acerlor semejante esfuerzo. A quien hay que pedirle y tras los abrumadores datos y cifras de gastos que aportas, es a nuestra irresponsable Generalitat. Solo ella es la culpable de tanta mentira y engaño y por supuesto a los que estúpidamente han creido en sus promesas y con ello les siguen dado mayoría en nuestro municipio y comunidad. Qué vergüenza.

Lengua de plata